it en
 
 

Crisi Climatica: un contributo post XV Forum Internazionale dell'Informazione 2019

11/09/2019 00:00
Descrizione
 
Contatti
 
Pubblichiamo un contributo a cura del giornalista Manuel Méndez, redatto a seguito del XV Forum dell'Informazione per la Salvaguardia della Natura "People Building Future", che si è tenuto dal 7 al 9 marzo a San Miniato (PI).

CRISIS CLIMATICA

No hay lugar a dudas estamos en una crisis climática.
Debemos desterrar el concepto de cambio climático porque es desesperante la situación en el mundo y está en peligro la vida en nuestro planeta.
Culminó el XV Encuentro Internacional de Greenaccord para la Protección de la Naturaleza y sus conclusiones fueron lapidarias sobre la necesidad de proteger los Bosques. Hubo plena coincidencia en el tema por parte de científicos, ambientalistas y periodistas reunidos en San Miniato, Pisa, bajo la consigna "El respiro de la Tierra: Los Bosques.

Cada minuto, el planeta pierde una extensión de bosque equivalente a 40 canchas de fútbol.
En tan solo una década el planeta perdió 950 mil kilómetros cuadrados de busques naturales, según informes internacionales.
Sin cobertura de los bosques, el carbono que estuvo almacenado bajo tierra durante miles de años se libera, lo que hace aumentar drásticamente la temperatura del planeta.
Son 2.000 millones de toneladas de dióxido de carbono que absorben los árboles al año, convirtiendo a los bosques en grandes depósitos, según publico la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.
"En el 2020 la meta mundial es recuperar 250 millones de hectáreas de bosques en un plan ambicioso, en el que muchos países ya están trabajando seriamente".

Sergio Baffoni, coordinador de la campaña por los bosques de la Environmental Paper Network, afirmó que el "80% de la biodiversidad de la Tierra vive en los Bosques y de ese porcentaje, 250 especies desaparecen por día". "Estamos presenciando la peor crisis desde la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años, debido principalmente a la deforestación".

Andrea Masullo, asesor científico de Greenaccord, aseveró que " El planeta requiere recuperar 1.000 millones de hectáreas de bosques fragmentados".

Alfonso Cauteruccio presidente de Greenaccord, en su intervención mostró especial preocupación por la deforestación en varias regiones del mundo por el talado de bosques: la Amazonas, la Siberia, el Congo y el sudeste asiático.
"Los bosques representan el equilibrio y la estabilidad en los ecosistemas. Pero lamentablemente cada año perdemos 16 millones de hectáreas de bosque." " Los bosques
deben ser considerados recursos universales porque garantizar el equilibrio del planeta y porque su protección, es la protección de toda la humanidad" destacó Cauteruccio.

La deforestación es una gran tragedia que está afectando la vida de más de 1.000 millones de personas que viven en los bosques o cerca de ellos, y se ven obligadas a emigrar a medida que avanza la desertificación.
El actual calentamiento global del planeta no tiene precedentes en los últimos 2.000 años. Es más veloz y extenso, según informe científico.
Como resultado de la actividad humana, un millón de especies de animales y plantas podrían desaparecer en las próximas décadas. Es el mayor riesgo en toda la historia de la humanidad.

La destrucción de la selva Amazónica brasileña, el mayor bosque tropical del planeta, hogar del 15% de la biodiversidad conocida en el mundo, alcanzó el mayor ritmo en tres años lo que alarmó a la opinión pública.
En los primeros seis meses del 2019 la deforestación alcanzó 2.300 kilómetros cuadrados, 11 veces el área de la ciudad de Buenos Aires, o 320 mil canchas de fútbol del tamaño de Maracaná.
Estos datos comprometen seriamente las política ambientales de Brasil, que se comprometió en 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, a reducir en al menos 37%, hasta el 2025, respecto a los niveles del 2005, sus emisiones de gases de efecto invernadero, y hasta un 43% hasta 2030.
Hay que destacar que los compromisos incluyen una fuerte reducción de la deforestación, pero también la restauración de hasta 12 millones de hectáreas de bosque.
Hoy ya nadie cree que Brasil cumplan estos planes y menos bajo la presidencia de Jair Bolsonaro.


ASESINATOS IMPUNES.

Cada año más de 200 ambientalistas son asesinados por intentar defender sus territorios y su cultura. Solo el 1% de estos asesinatos son aclarados. El 99% restante permanece impune.

321 defensores de los derechos humanos fueron asesinadas en 2018, según datos de la organización Front Line Defenders.
Ecologistas en acción destaca que más de las tres cuartas partes de éstos asesinatos, 77% fueron a activistas que luchaban por los derechos de la tierra, el medio ambiente o pueblos indígenas.
Entre las personas asesinadas que defendían el medio ambiente, destacan en su mayoría, las vinculadas a la denuncia de industrias extractivistas.
Tres de cada cuatro asesinatos de activistas en 2018, fueron personas que defendían el medio ambiente.
Global Witness en su informe 2018 confirmó que 164 ambientalistas fueron asesinados.
Encabeza la lista Filipinas con 30 asesinatos, Colombia 24, Brasil 20, Guatemala 16 y México 14,
América Latina es el continente mas peligroso para los defensores ambientales, según Global Witness.

Hace pocos días se concretó el asesinato de otro líder indígena en la Amazonia brasileña. Fue asesinado por mineros ilegales armados, que además ocuparon sus tierras en el estado amazónico de Amapá.
Cerca de 1.500 indígenas Waiapis, viven en toda la región, rica en oro, hierro, cobre y que ellos mismos están autorizados a explotar de forma sustentable.

AGENDA CLIMATICA

Cumbre climática convocada por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que tendrá lugar el 23 de setiembre en Nueva York.
Guterres dejó claro que los países solo deben concurrir a la cumbre si presentan en ella planes para reducir sus emisiones en forma significativa.

Luego la Conferencia de las partes del acuerdo sobre crisis climática, COP25, en Santiago de Chile, donde se debatirá mantener el proceso de reducciones en movimiento.

En octubre en Roma, el Papa Francisco ha convocado a un Sínodo de los Obispos para la protección del Amazonas. Su ministerio pastoral no va separado de la promoción humana y la ecología integral.
Según el Papa Francisco, "La Amazonia es una tierra disputada en varios frentes, el neoextractivismo y la fuerte presión de los grandes intereses económicos que apuntan su avidez sobre el petróleo, gas, madera, oro y monocultivos agroindustriales". "Este territorio se ha convertido en un espacio de desencuentros y exterminio de pueblos, culturas y generaciones".

COP26 seguramente tendrá lugar en Reino Unido a fines de 2020. Se buscará construir sobre la base del Acuerdo de Paris y reflejar la evidencia científica necesaria para actuar más rápido, señalo el Ministro de Medio Ambiente británico, Michael Gove.

En 2020 se reunirá también la Convención de la ONU sobre las leyes del Mar, con el objetivo de negociar un tratado global sobre océanos.

UN NUEVO MUNDO ES POSIBLE.

La deforestación es impulsada por el mercado y las grandes corporaciones mundiales, convirtiendo grandes extensiones de tierra para la agricultura industrial, la minería, gas y el petróleo.
Cuando prevalecen los intereses económicos sobre la protección de la naturaleza,
las consecuencias son desastrosas, con perdida masiva de biodiversidad, agua contaminada y poblaciones indígenas obligadas a emigrar.

Los estados han perdido gran parte de su soberanía ante las corporaciones multinacionales y el mundo de la finanzas.
En la crisis de 2008 para salvar al sistema financiero corrupto e ineficiente, se gastaron 14 trillones de dólares.
Cada vez es mayor la brecha entre una pequeña élite y los ciudadanos. La respuesta debe encontrarse en la movilización ciudadana.
Una jovencita Sueca, Greta Thunberg, ha hecho mas con sus denuncias para crear conciencia sobre la crisis climática, que todo el sistema político.
Ella se convirtió en una especie de flautista de Hamelin, al sacar a la calle a miles de personas, en particular a la juventud.

El presidente de los EEUU, Donald Trump, niega la ciencia y la crisis climática.
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, está cumpliendo lo que prometió: destruir la Amazonia.
El último dato oficial confirma que la deforestación del Amazonas creció un 88% en junio de 2019.
Bolsonaro respondió a los periodistas..."La Amazonia es de Brasil, no de ustedes". "Hay una alarma exagerada cuando se deforesta una pequeña proporción de la selva amazónica para fines económicos y recordó que un 80% está preservada por sus propietarios".

El acuerdo de libre comercio recientemente firmado entre la Unión Europea y el Mercosur incluye requisitos verdes.
Los productos sudamericanos importados por Europa no deberán proceder de zonas deforestadas, como es el caso de la Amazonia brasileña.
Alemania y Noruega, ante esta realidad paralizaron la ayuda que financia el fondo de conservación del Amazonas, de 1.300 millones de dólares.

Expertos consideran que la deforestación comenzó a crecer durante el gobierno del presidente de Brasil, Michel Temer, 2016-2018.
El área amazónica brasileña se extiende a nueve estados del país y la deforestación de bosque tropical se expande más rápido en el estado de Pará, según el monitoreo satelital.

Bolsonaro un político de extrema derecha, es considerado un villano ambiental planetario.
Estamos enfrentando un "apartheid climático", en el cual los mas ricos pagan para escapar del calor, el hambre y los conflictos, mientras que se deja sufrir al resto del planeta.
La crisis climática afectará principalmente a los más vulnerables y seguramente de continuar por este camino, en poco tiempo más, habrá otras 120 millones de personas por debajo de la línea de pobreza.

Esperemos que la sociedad civil y líderes políticos tomen las riendas del proceso y despierten al mundo del curso de la barbarie.
La humanidad debe encontrar el camino correcto y lograr buenos gobiernos.

Necesitamos una organización social y política mas elevada y con seres humanos con un mejor desarrollo. Pero también una organización económica donde la cooperación se haga global, por sobre la libre competencia y el consumo desenfrenado.

Debemos desterrar la idea de que el capital es también el dueño de la naturaleza y del medio ambiente. No se pueden utilizar los recursos naturales sin ningún límite. Nuestra prioridad debe estar en la lucha frontal contra la crisis climática.

Como sostenía Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo:
"Se busca a los secuestradores de países. Se busca a los estranguladores de salarios y a los exterminadores de empleos. Se busca a los violadores de la tierra, a los envenenadores del agua y a los ladrones del aire. Se busca a los traficantes del miedo".

Manuel Méndez
Periodista
Uruguay
Greenaccord